Archivo de la etiqueta: Placa de relajación

0046--011

Llevarán salud bucal a indígenas

La asociación Te Acompaño A. C. llevará una campaña de salud bucal a niños indígenas con discapacidad del municipio de Rafael Delgado. El evento se realizará este sábado 26 de julio a partir de las 9 de la mañana.

El presidente de la asociación, Éder Rocha explicó que con el apoyo de BB Dental y los laboratorios Liomont y Ceyesov y Creciendo Juntos por la Familia A. C. se va a brindar una brigada de salud bucal donde se va a atender a 125 niños indígenas con discapacidad.

Se les va a hacer limpieza dental, curaciones y extracciones. Explicó que primeramente se van a atender a las 22 personas con discapacidad que acuden a la asociación.

También se van a tender a otras 100 personas entre mujeres embarazadas y niños, aunque no tengan ninguna discapacidad.

“Los laboratorios donan todo el material, los odontólogos van e instalan consultorios dentales movibles”, comentó.

Además habrá consultorios con nutricionistas y pediatras, así como atención psicológica a través de actividades lúdicas.

“Es un evento gratuito, no es político y es meramente a favor de esta población”.

(Fuente: CLICK AQUI)

78815682-2

Entienda cómo los niños sufren con el mal aliento

El mal aliento o “halitosis” no es un problema exclusivo de los adultos. Esta molestia ocurre de manera habitual también en niños, y se estima que afecta hasta el 20% de los pequeños (este porcentaje asciende a casi el 50% en la edad adulta). A menudo atribuido a la mala higiene bucal, el mal aliento puede ser uno de los síntomas de otros trastornos orgánicos, y por eso es importante poner mucha atención en el hálito de los niños.

Las causas de mal aliento en los niños son muy variadas y pueden originarse en la boca o en el sistema respiratorio y el aparato digestivo, o tener origen en alguna enfermedad general.

Al sentirle mal olor en la boca del pequeño, se debe analizar inicialmente la posibilidad de que el pequeño haya introducido algún cuerpo extraño en las fosas nasales (trozos de goma-espuma, semillas, juguetes pequeños etc.)

Descartada esta posibilidad, el siguiente paso es verificar si el niño ha mantenido una higiene bucal adecuada. Es importante que los padres supervisen el pequeño mientras se cepilla los dientes para asegurarse de la buena calidad del cepillado.

Placa bacteriana y sarro

Si el niño cultiva una rutina correcta de higiene bucal y aun así presenta halitosis, se recomienda acudir al dentista para que evalúe el estado de salud de la lengua, las encías y los dientes. El profesional también verificará la acumulación de placa bacteriana y sarro, que son los mayores causantes del mal aliento.

Si el examen odontológico descarta alteraciones bucales, es hora de consultar el pediatra para que estudie otras posibles complicaciones. El experto hará el diagnóstico mediante algunas preguntas, examen físico y estudios de laboratorio y radiológicos.

Nunca te olvides de que la salud bucal refleja la salud general del cuerpo, así que cualquier alteración en la boca, tanto en adultos como en niños, debe ser llevada muy en serio.

(Fuente: CLICK AQUI)

 

cepillothinkstock2

Conozca los problemas bucales en las etapas de la vida

No hay edad para cuidar de la boca: niños o ancianos, todos debemos cultivar hábitos de higiene para mantener la salud oral. Cada edad, sin embargo, requiere cuidados especiales. Acá te contamos cuáles son los problemas más comunes durante cada fase de la vida.

Los niños y la caries

“En los primeros años de vida, los principales problemas en la boca son las infecciones por hongos , infecciones virales (herpes tipo uno) y las infecciones bacterianas”, explica Marcio Lopes, profesor de odontología en la Universidad de Campinas (Unicamp), en Brasil.

En esta fase, el deterioro de las piezas dentales está relacionado con una dieta alta en azúcar por el consumo de dulces, sodas, jugos artificiales y la mala higiene oral. La caries es bastante común también durante la primera infancia, principalmente asociada con el consumo de leche chocolatada.

“Las infecciones que ocurren en este periodo se deben a que los niños están en contacto con varios microorganismos por primera vez y el sistema inmunológico no está totalmente desarrollado”, añade Lopes. Se recomienda acudir al dentista y hacer la higiene bucal después de cada comida desde el nacimiento del primer diente.

Los adolecentes y los brackets

El uso frecuente de los frenos en la adolescencia contribuye al desarrollo de problemas como la inflamación de las encías (gingivitis) y la caries dental, molestias muy presentes en esta etapa. “El uso de aparatos bucales requiere más atención y cuidado en la limpieza de los dientes, lo que no siempre se observa en los adolescentes”, opina el experto.

Los adultos, el estrés y el cáncer

En los adultos es muy común observar la inflamación de las encías y del periodonto (región de soporte de los dientes), causando la famosa enfermedad periodontal. “El tratamiento de endodoncia, extracciones dentales y por consiguiente la necesidad de uso de prótesis son comunes en los adultos”, asegura Lopes.

Otro problema común en esta etapa es el bruxismo, el hábito de rechinar los dientes y que está vinculado con el estrés, y el mal aliento. “La halitosis está relacionada con problemas orales, nasales (sinusitis), la mala higiene de los dientes, la dieta, así como el consumo de alcohol y el estrés, que son muy comunes en los adultos”, dice el especialista.

Otro factor relevante, agrega Lopes, es que la aparición de tumores en general es más común en pacientes adultos: “El cáncer oral, más conocido como carcinoma de células escamosas, representa aproximadamente el 90% de los tumores malignos de la boca y se presenta principalmente en pacientes mayores de 40 años de edad, principalmente entre los hombres, los fumadores y los consumidores de alcohol”.

Los ancianos y las prótesis

Los principales problemas de la tercera edad están relacionados con el uso de las prótesis dentales, que si no son usadas correctamente, pueden causar trauma (heridas), hiperplasia fibrosa (callos) y mucositis (inflamación de la mucosa).

También son muy comunes la sequedad de la boca, la candidiasis oral y la sensibilidad (como una sensación de ardor), explicadas por dos factores: la disminución de la producción de la saliva, común en esa etapa, y el uso de algunos medicamentos. Recuerda que la disminución de la salivación también puede generar el mal aliento, otro problema común entre los ancianos.

(Fuente: CLICK AQUI)

32814

Caries y gingivitis, enfermedades bucales de mayor prevalencia

La caries y la gingivitis son las enfermedades bucales de mayor prevalencia en la población y de no tratarse a tiempo pueden provocar hasta la pérdida de los dientes, explicó Eric Ahuatzin Toledano, coordinador de práctica profesional de la Facultad de Estomatología de la BUAP.

El experto detalló que la caries “consiste en la acumulación de placa bacteriana que produce una serie de organismos que generan la aparición de sarro, lo que da como resultado que exista un deterioro concreto de esmalte y dentina que son partes del diente, es por eso que al final estos se caen”.

En cuanto a la gingivitis, especificó que se trata de la inflamación de las encías, y que si no se atiende de manera adecuada, puede avanzar hacia donde están los tejidos periodontales (soportes del diente), provocando inflamación y que el diente se salga de su alveolo o que surja una resorción de tejidos, situación que da por consecuencia la eliminación del órgano dental”.

Ante este panorama, el doctor Ahuatzin Toledano dio algunas recomendaciones para tener una buena salud bucal:

“Nosotros les enseñamos a todos nuestros pacientes una técnica de cepillado en forma de barrido de arriba hacia abajo para dientes superiores, y de abajo hacia arriba para los inferiores, además aconsejamos de manera muy importante el uso del hilo dental para aquellos espacios muy cerrados en donde se quedan atorados los restos alimenticios”.

En el caso de los niños señaló que es necesario checarlos continuamente, para saber en qué condiciones se encuentran, ver si existen malos hábitos para corregirlos a tiempo, así como enseñarles el uso del cepillo dental.

Subrayó que es necesario que las personas adultas sigan los pasos antes mencionados a la perfección, cepillándose tres veces al día y visitando al dentista como mínimo una vez cada seis meses, para verificar el estado en que se encuentran sus bocas y así sepan si requieren algún tratamiento.

El especialista expresó que como sociedad:

“No tenemos una educación global sobre lo que es la limpieza dental, por lo que es necesario que la gente conozca cuáles son las enfermedades más frecuentes y que aprendan los métodos de prevención para que los puedan llevar a cabo”.

Finalmente, informó que en la Facultad de Estomatología de la BUAP se brindan diferentes servicios para todo el público como: aplicación de flúor, obturaciones, rehabilitación bucal, técnicas de cepillado, pláticas sobre cuidado dental, exodoncia, incrustaciones y coronas entre otros.

(Fuente: CLICK AQUI)

white-teeth-300x203

Desintoxicación Con Aceite: Una Manera Orgánica De Mejorar La Salud Bucal

La desintoxicación con aceite es una técnica que ha existido en la cultura aryuvédica por décadas. A partir del 2013, se ha popularizado en el mundo occidental.

La desintoxicación con aceite se refiere al uso de aceites como enjuague bucal. La técnica es muy sencilla, sólo debes tomar un trago del aceite que escojas, preferiblemente aceite de coco o de semillas de girasol. Haz buches con el aceite para que tu boca y tus dientes se cubran con él, esto lo debes hacer por 20 minutos, todos los días. De esta forma el aceite absorbe todas las toxinas de tu cuerpo, las cuales son expulsadas a través del aceite al desecarlo.

Según expertos en Aryuveda, la desintoxicación con aceite, ayuda a aliviar 25 enfermedades sistemáticas las cuales incluyen dolores de cabeza, bronquitis y asma entre otras. Además favorece la salud bucal previniendo las caries, la halitosis y además fortalece tus encías y dientes.

¿Cómo el aceite absorbe las toxinas?

El aceite de coco, sésamo y de girasol, son los tres aceites más utilizados para la desintoxicación, son ricos en ácidos grasos esenciales. La mayoría de las toxinas en nuestro cuerpo son lipofílicas, esto significa que se disuelven en grasa. Al enjuagar tu boca con aceite, las toxinas lipofílicas se disuelven en él.

La desintoxicación con aceite es una excelente forma de eliminar placa de tus dientes, la placa es una capa delgada de “biofilm” que producen las bacterias para adherirse a los dientes,

¿Qué dicen las investigaciones?

1. Mantiene la Buena Salud Bucal:

En un estudio en el que participaron 20 hombres, fueron divididos al azar en dos grupos, el grupo de control y el grupo de la desintoxicación con aceite. El grupo de control, utilizó clorhexidina como enjuague bucal todos los días por 10 minutos y el segundo grupo utilizó aceite de sésamo. Los resultados demostraron que los participantes del segundo grupo, el que utilizó el aceite de sésamo, mostraron una reducción de la cantidad de Streptococcus Mutans en la boca después de tan sólo dos semanas. Tal vez la desintoxicación con aceite no es tan efectiva como la clorhexidina, pero es una alternativa saludable, económica y natural.

2. Combate la Gingivitis:

En un estudio en el que participaron 20 hombres, fueron divididos al azar en dos grupos, el grupo de control y el grupo de la desintoxicación con aceite. El primer grupo fue tratado con clorhexidina y el segundo grupo practicó la desintoxicación con aceite todas las mañanas antes de cepillarse. Se analizaron los niveles de placa en los participantes después de 10 días y el estudio concluyó que el grupo de la desintoxicación con aceite mostró una reducción en los niveles de placa y de gingivitis como resultado de la placa acumulada.

3. Protege Contra la Halitosis:

En un estudio realizado en 20 adolescentes, los cuales sufrían de halitosis, se les dio clorhexidina o aceite de sésamo para la desintoxicación con aceite, todas las mañanas por 14 días. Los resultados concluyeron que la desintoxicación con aceite es tan efectiva como la clorhexidina para combatir la halitosis y matar a los organismos que provocan el mal aliento. De hecho, el aceite de sésamo no nos mancha los dientes y tampoco nos deja un mal sabor en la boca. Además es mucho más accesible que la clorhexidina.

Debes Tener en Cuenta los Siguientes Consejos al Desintoxicarte con Aceite.

  1. Debes mantener el aceite en tu boca por al menos 20 minutos. Esto es importante porque de esta manera el aceite cuenta con suficiente tiempo para eliminar la placa y las bacterias de la boca. Si lo mantienes por mucho tiempo, puede provocar que tu cuerpo reabsorba las toxinas de nuevo.
  2. Una vez concluidos los 20 minutos, obtendrás una sustancia blanca, la mezcla del aceite con saliva y bacterias. No deseches esta mezcla en tu lavamanos ya que lo puede tapar, escúpela en la basura o en el inodoro.
  3. Al terminar, enjuaga tu boca con agua tibia para que elimines cualquier residuo y luego cepíllate los dientes para terminar de matar las bacterias.
  4. Es ideal hacer la desintoxicación con aceites en ayunas.
  5. Para obtener mejores resultados, debes desintoxicarte con aceite una vez al día todos los días.
  6. Siempre utiliza aceites prensados en frío.

coconut-oil-300x199Para promover aún más una buena salud bucal, además de practicar la desintoxicación con aceite, limpia tu lengua como si estuvieses barriéndola. Esta es una técnica aryuvédica que elimina la capa bacteriana que recubre la lengua.

Te debes acostumbrar a la desintoxicación con aceite ya que debes mantener en tu boca una cucharada de aceite. El aceite de coco es ideal para la desintoxicación con aceites ya que contiene ácido hialurónico, el cual posee excelentes propiedades antimicrobianas, antivirales y antifúngicas. También posee muchos otros beneficiosos increíbles. Además tiene un sabor agradable y suave comparado con otros aceites y no mancha tus dientes porque es prácticamente incoloro.

Practicar regularmente la desintoxicación con aceite te ayudará a mantener tu boca limpia, a blanquear tus dientes y a reducir la inflamación de las encías.

Esta desintoxicación, además de mejorar tu salud bucal, también mejorará tu salud física drásticamente, los resultados te sorprenderán.

¿Habías escuchado sobre esta técnica de desintoxicación con aceite? Comparte tu experiencia y opinión con nosotras en la sección de comentarios abajo.

Recuerda compartir este artículo con todos tus seres queridos para que ellos también se beneficien de esta técnica de desintoxicación.

¡Juntas podemos hacer de este mundo un mundo más feliz y saludable!

(Fuente: CLICK AQUI)

beautiful-smile-e1405590433509

Consejos para el cuidado bucodental en verano

El Colegio Oficial de Dentistas de las Palmas crea una guía con el fin de que la alteración de rutinas en esta época del año no afecte a la higiene bucal.

El Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas, dentro de sus compromisos como institución con la población en general, sigue poniendo sus energías en el fomento de la salud bucodental entre los ciudadanos, fomentando campañas de prevención e información sobre la salud dental.

En este sentido, el equipo liderado por José Manuel Navarro, presidente del órgano colegial, ha elaborado una completa guía de consejos saludables para que la época estival no suponga una disminución de la calidad de la salud oral y general de los canarios.

Según explica el Colegio de Dentistas, en verano, los hábitos alimenticios y de higiene dental se ven alterados por el cambio en las actividades diarias. El aumento de las temperaturas y la ingesta de alimentos poco saludables para los dientes contribuyen a la proliferación de enfermedades bucodentales si no se realiza una correcta e intensa higiene bucal. Por eso, desde el Colegio de Dentistas de Las Palmas se ha elaborado este ‘Decálogo para cuidar la salud bucodental en verano’, que puede ser consultado online.

  1. Beber mucha agua. Con las altas temperaturas nuestro organismo pierde agua con más rapidez y en una boca deshidratada son más frecuentes las infecciones e inflamaciones, por lo que no debemos descuidar la ingesta de agua para mantener una buena hidratación de las encías y las mucosas y evitar así que se produzca un aumento de la densidad salivar.
  2. Mantener una dieta saludable aprovechando las propiedades de los alimentos de temporada. ¿Sabías que la sandía y el melón, algunos pescados o los lácteos son alimentos que ayudan a cuidar tu salud bucodental en verano? El melón y la sandía contienen más del 90% de agua. También las propiedades de algunos mariscos y pescados ayudan a prevenir la aparición de caries y la inflamación gingival. Y como fuente de calcio y para mejorar nuestros niveles de vitaminas A y B, los lácteos son los mejores aliados.
  3. Controlar la ingesta de alimentos y bebidas azucaradas. En las fechas estivales los granizados, los helados y las bebidas muy frías y azucaradas se convierten en la mejor opción para aliviar el calor. Sin embargo, los ácidos que contienen pueden dañar el esmalte, por lo que se recomienda controlar su consumo.
  4. Moderar el consumo de alcohol y tabaco. Estos productos amarillean los dientes y nos hacen más vulnerables a enfermedades bucodentales.
  5. Evitar cambios bruscos de temperatura en la boca. La ingesta de helados y bebidas muy frías pueden incrementar la sensibilidad dental que puede estar relacionada con la existencia de caries o incorrectos hábitos bucodentales.
  6. Mantener una buena rutina de alimentación. En verano, nuestros hábitos alimenticios se ven alterados con mucha facilidad. Comer fuera de casa o “picar entre horas” se convierte en prácticas habituales pero poco saludables para nuestros dientes. Por ello, es importante que esta ingesta vaya acompañada de la debida limpieza bucodental.
  7. Intensificar la higiene dental. Sabemos que una buena rutina de cuidado dental es muy importante durante todo el año pero es precisamente en verano cuando más atención debemos prestar a esta actividad. Y es que una buena higiene es el punto clave para que los dientes y encías estén sanos. Por ello, además de cepillar nuestros dientes 3 veces al día, sería bueno también enjuagar nuestra boca cada vez que piquemos entre horas. Pero el cepillado más importante debe ser el de la noche. Por último, para completar una buena limpieza, debemos usar el hilo dental al menos una vez al día.
  8. Extremar las precauciones en la práctica del deporte. En estas fechas se produce un incremento en la patología de origen traumático, especialmente en niños, en los que los traumatismos y fracturas de dientes aumentan en torno a un 30%. Con la llegada del buen tiempo es más frecuente realizar actividades al aire libre por lo que el riesgo de sufrir golpes en los dientes es mayor.
  9. Protege tus labios de la exposición solar. Además del cuidado interno de la boca, los labios deben contar también con una buena crema protectora. La exposición al sol es un factor de riesgo para padecer cáncer oral.
  10. Aprovechar para visitar al dentista. Nuestro dentista habitual será quien mejor nos asesore sobre las medidas y precauciones que deberá tomar toda la familia para disfrutar de las vacaciones sin descuidar nuestros dientes.

(Fuente: CLICK AQUI)

Higiene-bucal--Dos-de-cada-cinco-padres-no-se-lavan-los-dientes-durante-el-d-a-por-flojera

Higiene bucal: Dos de cada cinco padres no se lavan los dientes durante el día por flojera

Dos de cada cinco padres, con hijos de entre 4 y 9 años de edad, admite no lavarse los dientes durante el día por “flojera”. Así quedó en evidencia en un estudio sobre Hábitos de Higiene Bucal, elaborado por la compañía Pepsodent, el cual mostró cómo los progenitores influyen en que los menores cuiden o no su salud dental. Entre las principales razones esgrimidas para no limpiar sus piezas dentales en algún momento de su jornada, además de la “flojera”, figuran “no tener tiempo” (32%), “sueño” (18%), “no tener cepillo de dientes disponible” (10%), “se le olvida” (2%) y “le da asco o náuseas” (1%). Despreocupación parental Estas cifras van en línea con la frecuencia con que los padres consultados visitan al dentista: el 7% lo hace “cada 5 meses”, 13% “cada seis meses”, 39% “una vez al año”, 24% “cuando tiene algún problema” y 8%, “nunca”. Según los encuestados, no acuden al especialista porque “es caro” (41%), “no tienen tiempo” (30%), “por temor” (14%), “se les olvida” (11%), “no lo necesitan” (7%), “no tienen problemas” (5%) y “por flojera” (2%). Si a ello se suma que el 30% admitió no utilizar productos adicionales −enjuague bucal o hilo dental−, la presencia de caries es aún más probable. El 88% dijo haber tenido una alguna vez, el 10% respondió “no saber” y sólo un 2% contestó que “nunca”. Aquí, las mujeres mayores de 40 años presentaron una mayor cantidad que los hombres de esa misma edad. Creación de hábitos Las más preocupadas de su higiene bucal son “mujeres, de estrato medio, que viven en Santiago y con hijas”, mientras que los menos interesados son “hombres, del nivel D, que habitan en regiones y con hijos varones”. Lo anterior cobra relevancia, sobre todo, porque los padres que incorporan a su rutina el cepillado de sus piezas dentales durante varios momentos de la jornada “logran instalar en mayor medida” ese hábito en los pequeños (87% comenzó antes de los 4 años). El inicio y cierre del día siguen siendo los momentos más arraigados en la rutina dental: 92% de los padres y el 88% de sus primogénitos dijo hacerlo a diario “al levantarse”, mientras que el 88% en ambos casos repite la acción “al acostarse”. Aun así, la frecuencia de lavado entre grandes y chicos todavía es dispar. Por ejemplo, un 73% de los consultados dijo cepillarse “3 veces o más en el día”, 16 puntos porcentuales más que sus hijos (57%). Dificultades vs. métodos Si bien el 99% de los padres reconoce la importancia del lavado de los dientes, a sólo un 56% de sus hijos les gusta cepillárselos, a un 76% hay que recordárselo y un 13% debe ser obligado para que lo haga. El estudio concluye que si el lavado de dientes se convierte en un espacio entretenido para los niños, el 56% lo disfruta. Como consecuencia, ellos tendrán un 27% menos de caries.

(Fuente: CLICK AQUI)

629024

Su salud bucal

Con el pasar de los años la sobrevida de la población ha ido aumentando con lo que las necesidades de atención a estos pacientes es más compleja, ya que se ha incrementado la necesidad de tratamiento a pacientes de edad avanzada con problemas de salud diferente a los pacientes de menor edad. Ejemplo de esto son las personas desdentadas en las que requieren tratamiento protésico. Esto puede ser resuelto con prótesis convencionales o sobredentaduras implantosoportadas.

Es bien sabido que la población senil en México ha ido aumentando en los últimos años. Cifras del INEGI de 1995 registraron 3.93 millones de ancianos, y hasta el año 2000 se contaba con 4.86 millones de ancianos, y la perspectiva hacia el año 2050 indica que cuando la población alcance la cantidad de 132 millones, uno de cada 4 habitantes formará parte de la tercera edad, es decir el 25% (33 millones); este incremento poblacional obedece a ciertos cambios socioeconómicos, tales como acciones educativas a favor de la salud, con la consecuente disminución de la mortalidad, el control de enfermedades antes mortales y el avance de la medicina y la tecnología que han elevado la esperanza de vida, entre otros. Una de las características más relevantes de la sociedad actual es el constante incremento de la población de adultos mayores. Tras este aumento de la población geriátrica, también se produce un aumento en las necesidades de la atención médica y odontológica. Los efectos del envejecimiento en el hueso alveolar de los maxilares producen un cambio generalizado que se acompaña de pérdida progresiva de tejido óseo. Asimismo, la mucosa bucal se torna más fina, lisa y seca con pérdida de elasticidad. Estos cambios fisiológicos degenerativos generan una serie de inconvenientes en los pacientes portadores de prótesis totales o placas soportadas en la mucosa bucal. Por consiguiente, el paciente edéntulo portador de prótesis total con estas características presenta una pobre eficacia masticatoria y alteraciones sensoriales, lo que trae por consecuencia un cambio de hábitos alimenticios, orientados hacia la dieta blanda, lo que puede generar la presencia de trastornos gastrointestinales y cierto grado de desnutrición. Aunado a esto, puede haber la dificultad para hablar y relacionarse socialmente, además los cambios que se manifiestan como alteración estética por el colapso de la musculatura que rodea los labios y la baja del tono o fuerza muscular de los maseteros lo que hace ver colgados los cachetes. Se suelen presentar lesiones irritativas de la mucosa oral a causa de la fricción de la prótesis sobre las mucosas de por sí afectada s por los cambios antes mencionados. La eficiencia masticatoria en los pacientes con placas puede mejorarse considerando colocar una sobredentadura que significa una prótesis removible o placa, la cual es soportada en implantes o tornillos colocados en el área de maxilar o mandíbula correspondiente al problema. En estos casos, la odontología moderna con los implantes puede ofrecer una alternativa para lograr un mejor confort y función de la dentadura en desdentados.

(Fuente: CLICK AQUI)

cepillothinkstock2

Cómo cuidar sus dientes con un cepillado correcto

Tal vez haya aprendido a cuidar sus dientes cuando era pequeño. Mantener estos hábitos durante toda su vida es muy importante, no sólo para su salud bucal, sino también para su salud y bienestar general. Por eso, siempre es bueno ponerse al día para asegurarse de hacer bien las cosas.

Aquí le damos algunos recordatorios sobre procedimientos correctos de cepillado que le ayudarán a mantener sus dientes y encías saludables.

¿Tiene las herramientas correctas?

El primer paso es asegurarse de tener un cepillo y una pasta dental adecuados. La mayoría de los dentistas sugieren usar un cepillo de cerdas suaves con un cabezal pequeño. Un cepillo de cerdas suaves es más delicado para las encías y los dientes, y si tiene un cabezal pequeño, le permite llegar a áreas difíciles de alcanzar con más facilidad. Los cepillos dentales eléctricos son una buena opción para limpiar los dientes, pero los comunes son eficaces si se usan correctamente.

Asegúrese de cambiar su cepillo cada tres meses. Cámbielo antes si está muy desgastado. Las cerdas gastadas no son tan eficaces para limpiar los dientes y pueden dañar el esmalte y las encías.

Hay muchos tipos de pasta dental en el mercado. Existen diversas fórmulas para solucionar una variedad de problemas, como las pastas dentales para dientes sensibles, las blanqueadoras o las que quitan las manchas. Pídale a su dentista que le recomiende la mejor para sus dientes.

Tómese su tiempo

Una vez que tenga las herramientas correctas, asegúrese de dedicar el tiempo suficiente a cuidar sus dientes. La Asociación Dental Americana (ADA) recomienda pasar dos minutos, dos veces por día cepillando sus dientes. La mayoría de nosotros ni siquiera invierte dos minutos completos en el cepillado de dientes. Son sólo cuatro minutos al día. Seguramente tiene el tiempo para hacerlo. Coloque un cronómetro o un temporizador para asegurarse de cepillarse los dos minutos completos hasta que se acostumbre.

Verifique su técnica

Cepillarse durante dos minutos no es eficaz a menos que utilice una técnica adecuada. Use toques cortos y suaves al cepillarse, y asegúrese de cepillarse hasta la línea de las encías y de llegar hasta las zonas más difíciles de alcanzar.
Comience con las superficies externas de sus dientes superiores y luego siga por las superficies externas de los dientes inferiores. Repita el procedimiento con las superficies internas. Use la punta del cepillo dental cuando cepille la parte trasera de los dientes delanteros. Luego, cepille la superficie de masticación de los dientes superiores e inferiores.
No se olvide de la lengua. Su lengua es áspera y puede atrapar partículas pequeñas de alimentos y bacterias. Si la cepilla, removerá todo aquello que causa mal aliento.
Al usar técnicas adecuadas de cepillado, invertir dos minutos completos en cada sesión y usar las herramientas y la pasta dental correctas, podrá disfrutar de una sonrisa más saludable. Conozca más sobre cómo cuidar sus dientes en la sección de recursos de Colgate Cuidado Bucal.

(Fuente: CLICK AQUI)

biberonthinkstock4

¿Cómo pueden evitar las mamás que sus bebes tengan caries?

Según expertos, cuanto más pronto un niño visite a un dentista, mayores son las chances de que se convierta en un adulto con los dientes sanos. El odontólogo brasileño Cassius Joseph Fornazari orienta a las mamás a consultar a un profesional incluso durante el embarazo. “Se recomienda que las gestantes reciban orientación sobre higiene, salud oral, dieta y formación de los dientes. Esto se conoce como la odontología intrauterina “, aclara.

Después que nace, al bebé le nacen los primeros dientitos a los seis meses, etapa en que la madre debe llevar al niño a consultar el dentista por primera vez. En esa fase, los primeros dientes en nacer son los dos frontales inferiores.

“En esta consulta, el dentista le dará recomendaciones a los padres sobre el cepillado, los síntomas durante la erupción de los dientes, los períodos más favorables para el desarrollo de caries, cómo debe ser el tratamiento cuando se detecta signos de la enfermedad y cómo prevenirla”, informa Cassius.

Higiene dental del bebé

Los papás deben empezar a limpiarle los dientes al bebé a los seis meses. De hecho, tan pronto comienzan a nacer las primeras piezas dentales, la higiene debe comenzar con el uso de una pequeña cabeza de cepillo extra suave para no lastimar la boca del niño. De acuerdo a Cassius, la higiene bucal es importante desde el la primera formación dental pues en este periodo ya se detecta la posibilidad de que el niño desarrolle la caries.

Otro beneficio de la consulta temprana es que el bebé se termina acostumbrando con el ambiente y la consulta odontológica, lo que en el futuro hace que las visitas sean más placenteras tanto para el niño como para los padres. “Es bueno que se familiaricen con el proceso de cepillado”, agrega Fornazari.

También es importante subrayar que, tras el debut del bebé en el consultorio dental, se recomienda que el niño sea examinado por el dentista cada seis meses, tiempo suficiente para detectar caries y otras enfermedades y tratarlas antes de que causen problemas más graves.

(Fuente: CLICK AQUI)